Hipotecas

Si bien los precios de los alquileres están bastante altos, muchas familias se plantean el hecho de comprarse una casa. Pero claro está, que esto implica unos altos gastos a tener en cuenta, que se transformarán en hipotecas. Un nuevo gasto pero que hará que estemos hablando de una vivienda en propiedad. Claro que antes de contratar una hipoteca hay que comparar varias opciones para poder elegir la que mejor se ajusta a la necesidad de cada cliente.

Pasos a tener en cuenta antes de contratar una hipoteca

Las hipotecas nos pueden dar verdaderos dolores de cabeza. No es algo que se pueda hacer a la ligera y son muchos los pasos que dar y qué pensar.

  1. Lo primero a tener en cuenta es siempre buscar y comparar. Son muchas las entidades bancarias que disponen de una serie de folletos donde se nos informa de todo lo necesario.
  2. Hay que fijarse siempre en el TAE que es el interés que se paga de manera anual, donde también se incluyen las comisiones por parte de la entidad.
  3. Cuando hayas elegido la entidad financiera, se te va a hacer entrega de una ficha de información con carácter personalizado. Pero esto se realiza antes de cualquier tipo de compromiso.
  4. Intenta negociar tanto las comisiones como el tipo de interés. Ya que como bien sabemos, en la gran mayoría de los bancos, el negociar está a la orden del día.
  5. Además del precio de las hipotecas en sí mismas, también hay que tener en cuenta una serie de gastos. Ya que todo va sumando a la hora de pedir el dinero. Algunos de ellos son la tasación o el préstamo hipotecario y las comisiones o la gestoría, etc. De ahí que debemos tener en cuenta que las cuotas mensuales no deben superar el 30% de lo que cobramos. Ya que todo puede variar de un año a otro y no queremos vernos con el agua al cuello.

Qué es la hipoteca fija

Es una de las opciones que tenemos para elegir. Dentro de las hipotecas, nos encontramos con la hipoteca fija que son las que cuentan con una cantidad más alta que otras a la hora de pagar. De ahí que sea necesario el hacer cálculos bien precisos, para saber si nos compensa o no.

Su interés no cambiará, siempre permanecerá estable. Por lo que al tener una cuota firme, siempre es más sencillo llevar el control de nuestros gastos.

Si alargamos mucho el plazo, entonces el interés de la misma será también mayor. Pero el plazo máximo que nos encontramos en ellas será más corto. Ya que hace un tiempo este tipo de hipotecas eran hasta 20 o 25 años, pero ahora llega hasta los 30.

A raíz de la crisis, los intereses en ellas se ha visto reducido. Lo que antes había que pagar cifras del 6%, hoy en día se quedan en la mitad. De ahí que sea una buena opción, al igual que como hemos mencionado, el tener una cuota siempre exacta, sin sobresaltos.

El éxito de las hipotecas variables

Es otro de los tipos que tenemos y uno de los que más éxito han tenido a lo largo de los años. Tal como su nombre indica, el interés de este tipo de hipoteca sí puede cambiar al contrario que la fija. ¿Es mejor la fija o la variable?. Sin duda, esta última ha sido la elegida durante más tiempo porque la fija era mucho más cara. De hecho el interés de las variables todavía es más bajo, pero hay que tener en cuenta que esto puede cambiar ligeramente.

Por lo que no tendremos una cuota fija a ciencia cierta, porque dependemos de si sube o no el euríbor. Pero por regla general, este tipo de hipoteca tienen el diferencial alrededor del 1%. Cuentan con un fijo inicial que tendríamos que evitar, pero no siempre es posible. Hay que intentar también evitar la vinculación, en la medida de lo posible y las comisiones.

Cuándo nos puede interesar la hipoteca mixta

Como su nombre indica, el interés de la hipoteca mixta será de tipo fijo durante un tiempo y variable por otro. Por ejemplo, una hipoteca a unos 30 años, puede tener durante unos 10 años tipo fijo, mientras que los 20 restantes serán variables dependiendo del euríbor. Si este se encuentra en un valor negativo, entonces se aplica el interés fijo en los primeros años como hemos mencionado.

Las características que tiene una hipoteca de este tipo no son diferentes a las anteriores. Ya que el plazo suele rondar los 30 años mientras que las comisiones que veremos serán similares a las que nos encontramos en la hipoteca variable. Pero aún así, parece que este tipo no tiene gran demanda en la actualidad, ya que no dejan que nos beneficiemos del euríbor bajo ni tampoco tienen la misma estabilidad o tranquilidad de las fijas.

Los préstamos hipotecarios

Son esos préstamos por parte del banco y que nos permiten comprar una vivienda. Pero eso sí, tendremos que hacer una formalización del préstamo donde se especifica la cantidad prestada así como el plazo y las condiciones para la devolución. En este tipo de préstamos destacamos que tienen el poder de embargar la casa en cuestión si no pagamos así como nuestros bienes.

Por lo que antes de solicitarlo, también hay que pensarlo mucho y fijarse tanto en el interés que se nos va a cobrar como en las comisiones. Hay que tener muy claro que los bancos ya no financian una gran parte de las viviendas, por lo que esto implica que necesitamos esa cantidad de dinero para cubrirla. Además de ese dinero, vamos a necesitar otro 10%, aproximadamente que irá destinado a los gastos que rondan a la hipoteca.

En qué consiste la subrogación de hipoteca

Cuando hablamos de la subrogación de hipoteca debemos tener en cuenta dos motivos principales.

  • Por un lado, al hablar de este tema nos referimos a que pasaremos el préstamos hipotecario a otro banco. ¿Con qué fin?, pues con el que de mejorar las condiciones de financiación, por lo que podremos pagar menos dinero. Quizás de este modo nos podamos evitar las comisiones o vinculaciones, que siempre están mejor cuanto más alejadas.
  • Claro que por otra parte, hay una subrogación de deudor. En este caso, se trata de cambiar a un titular de la hipoteca, por otro. Suele ocurrir cuando el comprador asume la titularidad de una casa con cargas. De este modo, ya no tienen que hacerse los pasos propios de la contratación de las hipotecas. Pero siempre cuentan con alguna serie de límites como que no podremos elegir el banco, ni tampoco negociar las condiciones ya que estará todo hecho y firmado.

Gastos asociados a la hipoteca

Tal y como estamos viendo, las hipotecas son mucho más. Porque no solo es el dinero que pagaremos por el inmueble, sino todo lo que está a su alrededor, en cuanto a papeleo se refiere.

  • La tasación: Es una de las valoraciones obligatorias y siempre será realizada por una entidad oficial. No siempre tiene un coste fijo, pero se dice que ronda entre los 300 y los 600 euros. Ya que dependerá del tipo de inmueble e incluso de la entidad.
  • Impuesto de Actos Jurídicos: Es obligatorio y en este caso su precio final dependerá de la comunidad autónoma. Se paga a la hora de inscribirse en el registro de la propiedad. Este impuesto puede ir desde los 600 euros hasta más de los 3000 pero siempre dependerá de las hipotecas en sí.
  • Notaría: Otro de los gastos que no podemos olvidar. Pero tampoco tiene un precio fijo, por lo que puede rondar los 700 euros si hablamos de unas hipotecas de 100.000 euros.
  • El Registro de la Propiedad es otra de las citas ineludibles. Es una manera de poder inscribir la hipoteca. Pero como estamos viendo, también nos costará una suma de dinero. Las tarifas también rodarán los 200 o 300 euros.
  • La gestoría: Es el banco quien puede elegir la gestoría, pero también tendremos que seguir desembolsando dinero. Tampoco hay tarifas concretas para estos gastos asociados porque dependerá de la gestoría elegida.

Claro que todo ello es sin tener en cuenta ni las comisiones ni tampoco las vinculaciones, porque sino, aún tendríamos que seguir sumando cantidades. En este tema siempre hay opiniones para todos los gustos, pero sin duda, son muchas las opiniones que creen que sería la banca quien debería asumir una parte de dichos gastos. Ya que también son ellas las que tienen el interés porque se cierre una compra tal.

Hipotecas on line

Como son muchas las decisiones que tomamos vía on line, quizás el tema de las hipotecas sea otra de las principales. Es cierto que muchas personas optan por acudir a la entidad, pero también hay que saber que realmente sí se puede solicitar una hipoteca vía on line.

Aunque quizás algunos de los pasos principales no podamos completarlos, como la firma ante notario, es cierto que toda la información la tenemos al alcance de la mano. Además, podremos calcular la cuota a través de los comparadores o el simulador de hipoteca. Para ello es necesario cubrir una información sencilla y obtendrás el resultado en cuestión de segundos.

No te encontrarás muchas más ofertas que las hipotecas tradicionales, pero sí la comodidad de hacerlo desde casa. Por eso, algunas de las ventajas que nos encontraremos en este tipo de hipotecas será justamente dicha comodidad así como el ahorro de tiempo. Hay que recordar que los bancos on line suelen tener menos comisiones, ya que tienen ahorran más que los convencionales. En cada una de las páginas web, obtendremos una información detallada y completa, con la opción de ponernos en contacto con algún agente.

Las filiales suelen tener mejores condiciones, si se trata de grandes grupos. Si nos remontamos a todos los comentarios y opiniones, lo cierto es que esta opción on line sí es totalmente segura. Pero a pesar de ello, siempre debemos leer bien la letra pequeña, al igual que ocurre con las que solicitamos en cualquier tipo de banco. Al tener la opción de estar on line, siempre conseguiremos un mejor comparador de todas las hipotecas y precios.

¿Es obligatorio un seguro de hogar?

En ocasiones los bancos son los que nos dicen que sí es obligatorio contratar un seguro de hogar junto con la hipoteca. Pero realmente no es obligatorio el contratarlo pero sí que puede ser necesario. Ya que si lo pensamos bien, puede salvarnos de grandes apuros. Por ejemplo, si tenemos la casa con hipoteca pero hay un incendio en ella y perdemos gran parte de la misma, tendremos que seguir pagando algo que realmente no tenemos. De ahí que con un seguro de hogar puede cambiar la situación bastante.

Ahora entendemos que los bancos se quiere asegurar, pero no tenemos obligación de tenerlos con ellos. Es decir, podemos elegir nosotros con quien contratarlo. De ahí que se suela decir que los bancos siempre pensarán en sus interes. Como bien sabemos, en ocasiones, de un año a otro suelen subir, de ahí que nos interese otro tipo de opciones. Lo mejor es preguntar y leer siempre la letra pequeña antes de dar el paso final. Se ha hablado de algunas cláusulas que coloca al banco como beneficiario pero no es del todo cierto. Es el propietario quien recibirá únicamente las indemnizaciones pertinentes. Pero sí que en el seguro de hogar habrá una cláusula hipotecaria, a favor del banco.